Como ya comenté en otro post, de primeriza se cometen muchos errores, como comprar la mega silla de bebé. Es verdad que con el primer bebé es una maravilla. Pero yo me quedé embarazada a los 11 meses de nacer Trianita y tuve un embarazo malísimo, con vómitos y dolores de espalda. Bien, pues en el sexto mes ya no podía con la silla que había comprado. No podía doblarla ni subirla al maletero. Así que un día me dio un arrebato y compré LA SILLA PERFECTA en 15 minutos a través de la web de El Corte Inglés. Una decisión que tenía que haber tomado hacía muuucho tiempo.

Durante meses quise cambiar a silla de paseo pero la indecisión me podía. Estaba entre la famosa MacLaren Quest y una que me habían recomendado, que se llamaba Babyzen Yoyo. La MacLaren se reclinaba completamente y eso me encantaba porque las siestas de Trianita eran mejores tumbada al 100%. Pero por otro lado, seguía pesando y ocupando muchísimo. Finalmente opté por la Babyzen Yoy.

 

Babyzen Yoyo
Babyzen Yoyo como si fuera un bolso

Ya hace casi dos años y medio que la tengo, la uso a diario y es lo más cómodo y ligero del mundo. ¿Cuántos de vosotros metéis la silla cuando el maletero ya está cargado del todo al iros de viaje? ¡Yo sí! Es siempre lo último en meter! Y es que se dobla tanto, tanto, tanto, que una vez incluso ¡se pensaron que era mi bolso! porque tiene un asa para llevarla colgada al hombro.

BABYZEN YOYO +
MALETERO BABYZEN YOYO

Cuando nació mi segundo bebé, mis amigas me regalaron el “capazo” de la Yoyo, que ahora va de familia en familia porque muchas de ellas se la han comprado también. Podía ir a cualquier lado con el bebé y el carro, plegarlo, subirlo, colgármelo con el bebé en brazos…

BABYZEN YOYO +
CAPAZO BABYZEN YOYO +

Al año compré el patín con asiento que han hecho especial para la silla. Los dos se turnaban y todos tan felices.

Babyzen Yoyo +
Patín. También tiene asiento

Bueno, pues hace unos días, cuando ya no se me ocurría que pudiese mejorar nada en el carro, me fui en Ave a Madrid, pero el patín me molestaba al andar, así que ingeniosamente, lo enganché a la capota. ¡Oye!… perfecto (jajaja…)

Babyzen Yoyo +
no se ve el patín…está recogido con la tela de la capota jeje

El otro día salimos sin patín y Trianita se cansó de andar. Yo ya no la puedo coger mucho en brazos porque pesa 16kg… así que le dije a Alvarito que le hiciera un hueco en el asiento y así iban los dos sentaditos en la silla.

Babyzen Yoyo +
En un apuro, se sientan los dos

¡Uy! Casi se me olvida. MUY IMPORTANTE: frente a otras sillas, el mango circular se maneja con una mano, así que con la otra puedes o hablar por el móvil, o coger algo, o guardártela en el bolsillo (jejeje). ¡Se agradece muchísimo! Y este mango se pliega (para plegar la silla), pero ¡le he he descubierto otra utilidad! Trianita puede llevar el carro agarrando el chasis. Así que ella pasea a su hermano con el mango a su medida :))))

En serio, jamás pensé que hubiera una silla tan cómoda. Tanto que ya no es un “rollo” salir por ahí con la silla. Mis amigas me dicen que parezco comercial de Babyzen 🙂 (Aclaro que NO lo soy..jajaja)