El peto

Como ya comenté en el primer post, esto nace porque surge una necesidad.

Mi necesidad era poder tener al niño en el suelo allá donde fuera sin que se manchase ni rompiera toda la ropa. Y ni que decir sobre las rodillas con heridas y me prestaron algo que hacía su función.

Nuestros petos para gatear tienen lo que no he encontrado en otros tipos de petos, o en las incómodas rodilleras ni en los leggins finitos. Los hacemos con estampados divertidos, tejidos resistentes que no hay que lavar a diario, y tirantes intercambiables. Además, si el niño creciera, se ajusta el largo de los tirantes y listo.

Esta prenda me ha permitido poder estar con mi hija pequeña sin tener que estar preocupada de si el pequeño se estaba metiendo en la arena, o si se iba a llenar de verdín del césped. A él le ha permitido ir de un lado para otro sin parar.

Lo digo de nuevo; es un indispensable en las salidas al parque, a los columpios, a una terraza con amigos, al jardin de la casa de unos amigos…

En la imagen, tenemos el peto en modelo Denim Baby en verde caza. Otro modelo muy parecido es Stars Fox , para niños atrevidos.