EL REGALO PERFECTO

Los petos de My Wander Kids ofrecen a los bebés libertad para gatear por el parque, la casa, el jardín, la sala de espera de urgencias, y lo sabes-, la cafetería “kidfriendly” de la esquina, sin hacerse daño en las rodillas y sin tener que reponer pantalones o leotardos nuevos cada dos semanas.

Pero no sólo de madres anda el juego… En My Wander Kids hay una madre y una no madre, que es tía de sangre y de corazón de un montón de bebés y amiga de madres a las que ha regalado cosas de todo tipo: cosas ideales por supuesto pero que no sirven para nada, ropita preciosa que le queda pequeña a la semana, yo no sé que les dan hoy de comer a los bebés pero nacen criados ya, objetos que no sabía ni que existían pero que la de la tienda le insistió mucho en que lo usarían a tope (ya…).

También está el tema de las listas de regalos, que, mirando siempre por el bien de tu amiga madre –y evitar dejarte los cuartos en una chorrada- le pides y pretendes acatar con total consideración y benevolencia –no preguntes, no le mires a los ojos, solo cíñete a la lista-. Pero, la verdad, yo prefiero currármelo un poco, me gusta el factor sorpresa, el detalle, el riesgo y prefiero hacer un regalo que me haga feliz a mi también.

Nuestros petos tienen el factor práctico, son duraderos, son heredables y sobre todo son monísimos, con un diseño actual, divertido e ideal para que puedan seguir haciéndoles fotos “instagrameables” a sus bebés. Porque son una prenda de batalla pero bonitas bonitas.

Ah! Y síguenos en Instagram que dentro de poco habrá más sorpresas! @mywanderkids.

lo más vendido